M-Learning: el aula en tu bolsillo

En la actual sociedad moderna los dispositivos móviles son una realidad de la vida cotidiana de millones de personas en todo el mundo. Sin embargo, si nos trasladamos al ámbito educativo el escenario varía notablemente. En parte por la rigidez de los sistemas formativos, que obliga a que la tecnología se incorpore muy lentamente, mucho más despacio que en otros sectores de la sociedad. Pese a todo, en la actualidad, es imposible mantenerse ajeno, porque son los propios estudiantes los que han hecho suyas esas tecnologías. Por ello, el sistema educativo no puede ser una excepción.


Se denomina aprendizaje electrónico móvil, en inglés, m-learning, a una metodología de enseñanza y aprendizaje valiéndose del uso de pequeños y maniobrables dispositivos móviles, tales como teléfonos móviles, celulares, agendas electrónicas, tablets PC, pocket pc, ipods y todo dispositivo de mano que tenga alguna forma de conectividad inalámbrica.

figura-mlearningM-learning es una extensión del e-learning y de la educación a distancia, aunque cuenta con un enfoque diferente en el proceso de enseñanza-aprendizaje: no es una modalidad más, su uso tiene que servir de apoyo al resto de modalidades de aprendizaje (presencial, mixta y online). Se trata de la introducción de una nueva herramienta tecnológica en la formación, ampliando la oferta formativa y su tipología.

Lo importante no es innovar, sino el proceso en sí, de enseñanza-aprendizaje. El “cómo”. El punto de partida tiene que ser siempre pedagógico, nunca tecnológico (Rinaldi, 2011). Los proyectos formativos han de reformularse, pero siempre empezando por formular los objetivos y el público objetivo. Analizar las verdaderas necesidades formativas.

Es evidente que el futuro de la educación pasa por la asimilación de ciertas tecnologías. Pero no basta con dotar a los alumnos con las tecnologías correspondientes. La revolución tecnológica y la revolución pedagógica tienen que ir de la mano ¿Qué va antes? ¿La tecnología o la pedagogía? Difícil de responder. Lo ideal es que ambas caminen en paralelo.

Entre las muchas características de Mobile Learning en educación, las más destacables son: aprendizaje centrado en el entorno y contexto del estudiante; facilita la publicación directa de contenidos, observaciones y reflexiones, así como la creación de comunidades de aprendizaje; favorece la interacción y la colaboración, en particular la colaboración distribuida y numerosas oportunidades de trabajo en equipo; permite que las nuevas habilidades o conocimientos se apliquen inmediatamente; enfatiza el aprendizaje auto-dirigido y diferenciado; ofrece posibilidades de capturar fácilmente momentos irrepetibles sobre los cuales hacer debate y reflexión; mejorando la confianza de aprendizaje y la autoestima.

Para concluir, se puede afirmar que M-Learning hace posible que el aprendizaje salga fuera de las aulas, que tenga lugar en cualquier parte y en cualquier momento donde el estudiante crea, publica y comparte su propio conocimiento a la vez que se beneficia de conocimiento creado por otros, generando así y contribuyendo a mantener procesos cíclicos que no tienen fin y son actualizados constantemente, lo cual enriquece enormemente la experiencia de aprender.

email

Un Comentario

Dejar un comentario